Ayer mi amiga maquilladora argentina Virginia Schlesinger, me regaló por mi cumpleaños, “un juguete” que venden y usan en TheMakeup, el Heated Curler for Lasher de Ardell. Es un rizador de pestañas térmico, que te las deja perfectas en tan sólo unos segundos.

Funciona con dos pilas triple A, se enciende la luz verde, y en este modelo, cuando la gomita o silicona pasa de rosa a blanca, está listo para usar. Se suele mantener diez o quice segundo, y se puede repetir de dos a cuatro veces, dependiendo de la curvatura que queramos en nuestras pestañas.

Y es que ya iba siendo hora de retirar el rizador ese manual de toda la vida de mi neceser, ya que soy un poco perezosa para pestañas postizas. El rizador térmico actúa como una planchita térmica moldeadora de pelo, pero en nuestros párpados.

Para un look natural con ojazos de largas pestañas, se puede lograr con el rizador térmico y máscara de pestañas transparente. Y si estamos en plan “loba de Shakira” con nocturnidad y alevosía, pues lo mismo pero con máscara de pestañas con color.

Estos rizadores térmicos, no suelen costar mucho más de veinte euros, y tienes este modelo que recuerda más al clásico de mano o una guillotina, y uno en forma de bolígrafo, de ModelCo, la firma de cosmetica de la Top-Model Elle McPherson.

La diferencia de pestañas es visible y espectacular, y dicen que el truco está en que la posición del rizador sea la adecuada para no dejarte fuera ninguna pestaña sin curvar con el “calorcillo” que irradia este nuevo aliado pero miradas sexys y con expresividad. Y es que la pestaña “viste”, y mucho.

Suscríbete a nuestra web

Y recibe en tu email todas nuestras noticias.
  • Además, como suscriptor podrás enterarte y participar en nuestros concursos.
COMPARTE