No, el título de este post no es ningún error. La primavera es una estación magnífica en la que podemos disfrutar de excelentes temperaturas y un espléndido sol pero esto puede ser una arma de doble filo para nuestra piel. Aunque solo nos preocupamos de lo peligrosos que pueden ser los rayos del sol en verano, el de primavera puede ser igual de peligroso.
Debes tener en cuenta que hasta ahora nuestra dermis ha estado protegida por la ropa de invierno y de golpe la sometemos al calor y al sol, por lo tanto es completamente vulnerable. Por esta razón no podemos olvidarnos de aplicar un factor de protección que dependerá de las características de cada tipo de piel. Por ejemplo, una piel sensible no puede bajar de un 15 además de recurrir a sombreros y pañuelos.

También tienes que ignorar el mito de que solo necesitas proteger tu piel en la playa. La exposición al sol de la montaña puede resultar igual de mala para tu dermis, especialmente en las horas en que hay mucha más intensidad lumínica y que se centran entre la 1 y las 3 del mediodía. No tendrás problemas para protegerte porque en los últimos años la cosmética ha evolucionado mucho en el campo de los protectores solares.
¿Usas habitualmente protector solar? ¿Sabes cual es el más adecuado tu tipo de piel?
Vía: Hola
Imagen: Ithilien

Suscríbete a nuestra web

Y recibe en tu email todas nuestras noticias.
  • Además, como suscriptor podrás enterarte y participar en nuestros concursos.
COMPARTE