Una de las zonas que a las mujeres, más nos suele costar de depilar, son las ingles. Ya no solo porque sea una zona complicada, si no por los problemas que suelen surgir tras la depilación, como pequeños cortes, granitos, irritación o pelos enquistados. Es por eso, que os vamos a dar unos consejos para evitar y eliminar, estos problemas.

Pasadas unas horas, tras la depilación, la zona se enrojece y esta caliente, puedes aliviarla aplicando frío con alguna compresa, nunca con hielo directamente sobre la piel. Si aún así, el problema persiste, lo mejor es que acudas al médico ya que podría tratarse de una reacción alérgica.

Los granitos, suelen aparecer unas 24 horas después de la depilación y se deben mayormente a la falta de hidratación. Para evitarlos, un buen truco es usar bastante crema hidratante a modo de jabón para realizar la depilación, en el caso de que sea con maquinilla. Si es con cera, aplica la hidratante y deja que se absorba. Si ya te han salido, el aloe vera y la camomila harán que los granitos, desaparezcan más rápido.

Y los pelos enquistados, son aquellos que crecen por debajo de la piel y en la mayoría de ocasiones, acaban infectándose, lo que resulta doloroso y molesto. Para evitarlos tenemos que exfoliar la zona una vez por semana. Y si ya tienes alguno, tienes que lavar la zona con alguna solución que contenga peróxido de benzoyl al 5% y aplicar una crema antibiótica.

Vía: Tu Estética
Imagen: Belleza Sexy

Suscríbete a nuestra web

Y recibe en tu email todas nuestras noticias.
  • Además, como suscriptor podrás enterarte y participar en nuestros concursos.
COMPARTE